Ezpays

Si tus clientes necesitan tus productos o servicios periódicamente, la mejor opción para cobrarles es realizar un pago recurrente. Así conseguirás aumentar tu flujo de ventas y hacer el proceso de cobro más cómodo y sencillo, para tus clientes y, sobre todo, para ti mismo.

A continuación te contaremos qué es un pago recurrente, como puedes comenzar a utilizarlo en tu negocio y en qué se diferencia de los pagos únicos.

¿Qué es un pago recurrente?

Es todo pago que permite a tus usuarios pagar periódicamente por tus servicios o productos. En otras palabras, tus clientes pagan, a modo de suscripción, con una recurrencia o frecuencia determinada (semanal, mensual, trimestral…), a cambio de lo que tu les ofreces.

Uno de los ejemplos más conocidos y en auge, son las plataformas de streaming como Netflix o HBO, en las que aceptas un pago recurrente mensual por disfrutar de sus servicios.

Los pagos recurrentes tienen distintas modalidades de cobro: domiciliación bancaria, por tarjeta bancaria, o nuevos servicios fintech de pagos, cada vez más avanzados y generalizados, como Stripe, EzPays, GoCardless ,etc

Este tipo de cobros se usan, por excelencia, en servicios, como los ya mencionados servicios de streaming, y para recibos de la luz, del agua, cuotas de seguros… Sin embargo, también son muy útiles para todo producto que sea envíado de forma periódica al cliente (envío mensual de aceite, envío semanal de revistas…)

¿En qué se diferencian un pago recurrente y uno único?

Si no tienes claro si a tu negocio le convienen más los pagos únicos o los recurrentes, establecemos las diferencias entre los dos:

  • Pago único es aquel en el que el cliente autoriza un solo pago. Por ejemplo, comprar una maleta, pagar un restaurante… Si el cliente quiere volver a disfrutar del servicio o adquirir el producto, tiene que volver a pagar/autorizar el pago.
  • Pago recurrente es aquel en el que se autoriza más de un pago, estableciendo una cantidad por recibo y una frecuencia (cada 7 días, cada mes, cada tres meses…) Así el cliente puede establecer un período de tiempo en el que, con autorizarlo una vez, va a poder disfrutar de tus servicios o productos recurrentemente en ese periodo de tiempo. Por ejemplo, la suscripción a un gimnasio o a una academia.

Beneficios del pago recurrente

Ahora que conoces las diferencias entre pagos recurrentes y únicos, veamos las ventajas de los recurrentes para que decidas si se adaptan o no a tu negocio:

  • Los pagos recurrente permiten, como empresario, tener ingresos periódicos, permitiéndote predecir ingresos y adaptar tu negocio.
  • Reducen el riesgo de impago, puesto que los pagos ya han sido autorizados de antemano (incluso en algunas plataformas como EzPays, no hay posibilidad de devolución de los recibos, solo de cancelación).
  • Ahorran tiempo y recursos en la gestión de recibos e impagos.
  • Ahorra tiempo a tus clientes y les permite planificar gastos

¿Cómo empiezo a usarlos?

Si ya tienes claro que los pagos recurrentes son la forma más rápida de cobrar suscripciones, facturas, y que te permitirán probar nuevos modelos de negocio obteniendo más ingresos, ¡sólo queda empezar a usarlos!

Lo primero es elegir el tipo de pago recurrente que quieres utilizar: domiciliación tradicional, tarjeta de crédito o uno de los varios proveedores fintech existentes en el mercado.

Estos últimos suelen adaptarse mejor a modelos de negocio modernos, y para cualquier empresa con un sistema ERP o CRM, tienen la opción de integrarse a tus sistemas o tu web en pocos pasos. Esto te permitirá controlar y automatizar todos los pagos desde el panel de control, optimizando la gestión de tu negocio para ganar más, con menos esfuerzo.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.